Connect with us

Subscribe

Música

Beladrone hace un debut antológico dentro del noise y shoegaze en España

Ocho canciones con un objetivo: la inmersión en la idiosincrasia de la región de Huelva

Por Marcos Gendre

El monolito Blacanova* sigue ampliando sus extensiones. Si antes fue Martes Niebla, ahora son Beladrone los que surgen de esta inercia. Este trío, formado por Manuel Begines, Iñaki García y Paco Arenas (con la colaboración de Eduardo Escobar a la batería), se ha marcado un debut antológico (publicado por El Genio Equivocado) dentro la materia noise y shoegaze en este país. Ocho canciones encadenadas por un objetivo en la sombra: la inmersión en la idiosincrasia vital de pueblos pertenecientes a la región de Huelva. Dicho arraigo rural en el imaginario, como en sus vídeos publicados hasta el momento, definen la idiosincrasia mística de vidas atadas a la religión, el aislamiento buñueliano y un lirismo, ciertamente, onírico y colindante con las raíces sacras de un mundo que está ahí, latente en la distancia.

(*Blacanova nace en 2006 en Sevilla y su formación actual comprende a Manuel Begines, Eduardo Escobar, Cristian Bohórquez, Inés Olalla, Armando Jiménez y Paco Arenas. Han publicado los EP “Monja” (2007), “Perro” (2008) y “Madre” (2009) y los LP, “Blacanova” (Foehn Records, 2010), “¿Cómo ve el mundo un caballo?” (El Genio Equivocado, 2012), “Regiones Devastadas” (El Genio Equivocado, 2015) y “La Cabeza” (El Genio Equivocado, 2018).

En base a esta concepción, emergen canciones como la titular del disco, donde el recuerdo a Sonic Youth se hace patente, pero consigue algo inaudito en esta clase de revelados del pasado: desafiar a los originales y vampirizarlos bajo un rostro diferente; en este caso, surcado por arrugas de inequívoco trazo andaluz. La intensidad hipnagógica de cortes como “El astro muerto” también remite a My Bloody Valentine, referencia inevitable para todo buen amante de la alquimia shoegazer, que en su devocionario también incluye a Slowdive.

En realidad, cualquiera de los caminos aquí abiertos por Beladrone siempre desemboca en experiencias tan turbadoras como “El valle” o “La flecha”, hasta el momento, los adelantos de un trabajo que viene a recordar que de las cenizas de Blacanova, la banda nodriza, ya sobran los lamentos, y si nuevos retoños como este “Andévalo”, muestra inconfundible de talento por parte un grupo que, en apenas un álbum, ya ha sembrado un universo propio, aun por encima, repleto de nervio, nubes e intensidad magmática, como en la obnubilante “Alcornoque”.

Beladrone – La Flecha (vídeo oficial)

Suscríbete a los boletines WWM.Rocks

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tendencias WWM.Rocks

Druk (2020), mucho más que una película sobre la crisis de la mediana edad

Cine

Keith Richards & The X-pensive Winos – Live at The Hollywod Palladium

Música

Away (2019) sublime animación de Gints Zilbalodis

Cine

Bunbury: dos criticas de peso sobre “Curso de levitación intensivo”

Música

Connect
Suscríbete a los boletines WWM.Rocks