Connect with us

Música

Dave Gahan & Soulsavers presentan su nuevo trabajo “Imposter”

La última vez que se subió a un escenario fue el 25 de julio de 2018. Lo hizo como vocalista de Depeche Mode, probablemente el grupo más icónico de la electrónica británica.

 

 

Por Marta Medina

La última vez que se subió a un escenario fue el 25 de julio de 2018. Lo hizo como vocalista de Depeche Mode, probablemente el grupo más icónico de la electrónica británica. Cuando bajó las escaleras del Waldbühne, el Teatro del Bosque de Berlín, no imaginó que más de tres años después seguiría alejado de los directos. Una pandemia mediante, Gahan presenta ahora disco. No junto a sus compañeros de banda, Martin Gore y Andy Fletcher, a los que lleva unido desde que en en 1980, uno de los fundadores de Depeche Mode, Vince Clarke [quien abandonó el grupo al principio del éxito para formar Yazoo y Erasure, dos de los grupos más revientapistas del electropop anglosajón], lo fichase el verle cantar ‘Heroes’ de David Bowie en un bar. Tampoco vuelve como artista en solitario. Lo hace como Dave Gahan y Soulsavers, su tercera colaboración con el proyecto de Rich Machin que ha dado como fruto un disco de versiones, ‘Imposter’ (Sony, 2021), en el que Gahan se lleva a su terreno temazos como ‘Always on my Mind’, popularizado por Elvis, ‘Metal Heart’ de Cat Power o ‘Not Dark Yet’, de Bob Dylan, entre la docena que componen el álbum.

Gahan habla desde su casa en Los Ángeles. De vez en cuando, un perro ladra al fondo. Gahan, vestido con una camisa negra y unas gafas tintadas habla con un acento ‘british’ marcadísimo aún, a pesar de llevar viviendo muchos muchos años en Estados Unidos. Parece de buen humor, hace bromas y por fin se ha afeitado el terrible bigotillo de ilusionista que había hecho suyo los últimos años. No quiere hablar de Depeche Mode, sólo de Soulsavers, pero de vez en cuando se le escapa alguna referencia a su nave nodriza. Cada disco de Depeche Mode se vende siempre como el último, pero después de ‘Spirit’, lanzado en 2016, se sobreentiende que vendrán más. O no, quién sabe. ¿Por qué entre todas las posibilidades, la de sacar un disco con su grupo, sacar un disco en solitario o volver a trabajar con Soulsavers, ha elegido esta última en un momento que el formato disco parece un anacronismo?

“Este proyecto me da libertad”, explica. “Me saca fuera de la zona de confort. El grupo [Depeche Mode] se ha vuelto muy cómodo. Es como una familia. Una familia muy disfuncional. Así que salir de ella me ayuda a volver a mi familia con una sensación de pertenencia. Es extraño, porque con Soulsavers, después de estos tres discos juntos hemos creado una química. Cuando trabajas con alguien nuevo no suele ocurrir. Simplemente no funciona. No es que los músicos sean malos o lo que sea, sino que no se produce esa química. He sido muy afortunado por haber encontrado a gente… bueno, más bien ha sido la gente la que ha venido a mí, pero he sido afortunado por haberme arriesgado a probar cosas nuevas. Si escoges una vida de hacer lo mismo un día tras otro, la existencia se convierte en algo excesivamente seguro -bueno, ahora nadie está seguro-, si no, si adoptas riesgo, hay color y hay interés. No siempre funciona y a veces me mete en problemas, pero prefiero mil veces eso a no hacerlo”.

En el disco versiona a Mark Lanegan -precisamente fue telonero con Soulsavers en la gira Tour of the Universe de Depeche Mode en 2009-, a PJ Harvey, a NEil Young e, incluso, a Charles Chaplin. “He elegido canciones de muchas épocas distintas, porque para mí la época no es algo importante. He elegido las canciones por las voces de los que cantaron originalmente las canciones, la manera de la que las interpretaban y el lugar desde el que a mí, como oyente, me llega la canción. Y también por cómo podría reinterpretar esas canciones, como si te las cantase a ti desde un escenario, una detrás de otra. Para mí, una canción cantada por James Carr como ‘The Dark End of the Street’, o un tema de Mark Lanegan o de Nina Simone o de PJ Harvey o de Neil Young o de Cat Power… para mí todas estas canciones representan voces que me creo, me creo lo que me cuentan”.

“La voz, como instrumento, puede ser una de las herramientas más expresivas para contar las experiencias propias. las atmósferas, con un carácter muy particular”, desarrolla. “A lo largo de los años me he dado cuenta que mi manera de usar la voz ha cambiado. De una manera sutil. Quizás tú como oyente no lo notes, pero yo como cantante lo siento, porque la he modificado con un propósito muy claro: la utilizo habitualmente para expresar algo muy profundo de mí que no puedo expresar de otra forma. Sólo sale a través de mi voz. Existe esta conexión entre mi voz y las de estos artistas de los que he tomado prestadas las canciones. Vienen de un lugar muy profundo que les sirve para expresarse, independientemente de si las han escrito o no. Imagina, Elvis Presley no escribió ‘Always On My Mind’, sino que fueron Johnny Christopher, Mark James y Wayne Carson. Pero para mí, tal y como la canta Elvis, está pidiendo perdón o redención”. Gahan ha pasado de la electrónica naíf de sus comienzos al coqueteo con el blues y el gospel. Después de los excesos de los noventa -con una sobredosis por speedball que casi lo lleva a la tumba-, poco a poco ha ido bajando revoluciones hasta llegar a un estado de aparente paz introspectiva. Su historia probablemente lo une a la de artistas como el propio Lanegan, que ha pasado por la cárcel y que tiene también un historial de darle duro al alcohol y las drogas. “He escuchado a Mark Lanegan desde hace años. Me encanta. Me encanta su voz, su carácter y la persona que escucho en su voz. Hay una conexión entre nosotros. A veces no necesitas conocer a alguien de una manera personal más allá de la música. En el caso de Mark, lo conozco, pero hay algo en su forma de cantar que me completa, y siento que es totalmente sincero.Es lo mismo que siento cuando escucho a Nick Cave o David Bowie. Por ejemplo, he elegido ‘Not Dark Yet’ de Bob Dylan porque es mi canción suya favorita, por cómo la interpreta. Escucho a alguien que ha vivido hasta el fondo su vida. Hay mucha sabiduría”.

Imposter’ estará disponible en tiendas a partir del 12 de noviembre. Pero la idea inicial había sido lanzarlo en primavera del 2020. La realidad pandémica frustró los planes. “En un principio íbamos a sacar el disco en primavera en 2020 y a hacer algunos concierto. Lo habíamos grabado en noviembre de 2019, en los estudios Shangri-La de Malibú”, desvela. “La primera vez que nos planteamos volver a hacer algo juntos fue cerca de la primavera de 2019. Primero tuvimos que ingeniárnoslas para reunir a todos los músicos con los que había trabajado en el disco anterior de Soulsavers, para meterlos todos en una habitación, así que tuvimos que buscar un estudio que nos permitiese grabarlo todo como un directo, toda la banda. Así que no teníamos muchas opciones y pudimos usar los Shangri-La gracias a que Rick Rubin [productor y DJ original de los Beastie Boys] se estaba tomando un descanso y nos dejó el sitio libre. Tuvimos mucha suerte. En el momento que puse un pie en el estudio, supe que iba a ser un disco muy especial”. En sus tres colaboraciones ha pasado de ser la voz invitada en ‘The Light the Dead see’ (2012), firmado como Soulsavers, a firmar como Dave Gahan y Soulsavers en ‘Angels & Ghosts’ (2015) e ‘Imposter’ (2021). “Supongo que, después de los tres discos que hemos grabado juntos, se ha hecho más evidente que el jefe soy yo. Es una broma”, se ríe. “Pero este disco, más que los otros dos, tiene un componente tan personal como que Rich [Machin] de Soulsavers y yo estuvimos discutiendo durante un tiempo si iba a ser uno de mis discos en solitario, solo que el productor sería él, y también el encargado de juntar a los músicos que suelen integrar Soulsavers o si sería mejor como un disco de colaboración con Soulsavers. Una vez que empezamos a grabarlo, sentí que eran más como “mis canciones”. Quiero decir, son las canciones de los artistas de quienes las hemos tomado prestadas, pero la forma en la que nos organizábamos en el estudio, cómo acabamos cantando las canciones y arreglándolas desde mi propia voz, desde mi punto de vista. Sentí que tenía un grupo de músicos maravillosos que me apoyaban y esperaban de mí también que les liderase en la aproximación y la atmósfera de lo que el disco iba a acabar siendo. Creo que he sido algo así como el director de todo, lo que al principio me traía un poco de los nervios. A mitad del disco, Rich me dijo: ‘En realidad tú también estás produciendo el disco conmigo, así que debería poner ‘Producido por por Rich Machin y Dave Gahan’”.

Dave Gahan, Soulsavers – Metal Heart (Official Video)

La pandemia paralizó el lanzamiento, pero no su vida. “Primero, cuando llegó la pandemia, me sentí paralizado para hacer cualquier cosa. Por la falta de información y la desinformación que vivimos durante meses. Las decisiones que se tomaron, las agendas políticas me hicieron sentir muy decepcionado con la especie humana”, critica. “Después de un tiempo me encontré tocando la guitarra más tiempo del que jamás había tocado. Empezó a gustarme. Y empecé a pasar más tiempo con mi familia, a comer y cenar todos juntos. Estábamos confinados en un piso, pero estábamos juntos. Mi hijo Jimmy y yo poníamos todos los días a las seis de la tarde las noticias para ver al puto idiota de Trump salir delante de las cámaras, como si fuese un programa cómico que no podíamos evitar ver. Era el jefe del circo. Por un lado ha sido un tiempo muy deprimente, pero, por otro lado, rápidamente se convirtió para mí”. “Este disco, ‘Imposter’, lo he grabado en Malibú con un grupo enorme de gente en el que trabajábamos y nos reíamos, y acabar el 2019 así antes de que llegase la pandemia fue muy extraño. Aquí estamos hoy. Yo estoy vacunado, mi familia está vacunada, salimos, llevamos mascarilla cuando hay que llevarla. Todavía queda tiempo para subirnos a los escenarios y actuar”, admite. “Pero hay que ir para adelante. Por eso me enfada tanto la gente que no quiere vacunarse. Si las vacunas fuesen lo que dice esta gente que son y acabasen con nosotros en cinco años, al menos habríamos vivido estos cinco años. ¿Cuál es la alternativa? ¿Seguir aterrorizados? ¿Tener miedo a la gente con la que te cruzas? Durante 40 años de mi vida me he comunicado con la gente a través de un escenario. No puedo imaginarme no poder hacerlo. No poder ver las caras de la gente, sentirlos enfrente de mí. He tenido suerte también porque soy viejo y me ha dado tiempo a hacer muchas cosas en la vida. Y me da pena toda esta gente que se ganaba la vida en el mundo del entretenimiento y que ya no puede hacerlo. Necesito volver a viajar, vivir en un autobús, subirme a un escenario otra vez. Ojalá sea pronto”.

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tendencias WWM.Rocks

Emilia, Pardo y Bazán presentan “El Mal de la Juventud”

Música

La Perra Blanco, el buen rockabilly ibérico con sabor a oro puro en “Bop & Shake”

Música

Billie Eilish y la búsqueda de la felicidad

Música

“Future Past”, un disco en el que Duran Duran combina lo mejor de su pasado y su futuro

Música

Connect