Connect with us

Música

Esperanza Spalding, de Cibo Matto a Emily’s D+Evolution

Cuando tenía unos 15 años, dejé de tocar el violín clásico y empecé con el bajo. Fue una época de grandes cambios para mí. También en aquel año 2001 escuché por primera vez Stereo Type A, del grupo japonés Cibo Matto.

 

Cuando yo era adolescente, en Portland, hace ahora casi 20 años, mi familia no tenía coche, así que no me quedaba más opción que ir a todas partes en transporte público. El discman era por entonces la última revolución tecnológica y yo llevaba el mío siempre encima, mientras caminaba hasta la parada del autobús y durante el resto del trayecto. Cuando tenía unos 15 años, dejé de tocar el violín clásico y empecé con el bajo. Fue una época de grandes cambios para mí. También en aquel año 2001 escuché por primera vez Stereo Type A, del grupo japonés Cibo Matto. Ese disco cambió mi vida por completo. Ahora mismo está sonando en mi cabeza. Me lleva de vuelta a las excursiones escolares, en las que yo trataba de evitar a otras personas para poder aislarme en mi propio espacio. O a la sensación de estar sola en mi habitación. O a todo ese tiempo que pasé en el autobús refugiándome en mi rincón, intoxicándome con mi música. 

Desde que era una niña hasta su éxito actual como una gran artista creativa, Esperanza Spalding ha creado su propia carrera. La joven bajista, vocalista y compositora fue una de las grandes estrellas del 2011 – no solamente en jazz, sino también en todos los géneros musicales. El recibimiento en 2011 del GRAMMY como Mejor Artista Revelación fue un hecho sin precedentes, era la primera vez que un artista de jazz ganaba este premio.

Nació en Portland, Oregon, creció en el seno de una familia monoparental y Esperanza no tardó en aprender un sinfín de lecciones de constancia y de rectitud moral de la mano de una persona a la que todavía hoy tiene en un pedestal: su madre.

A pesar de contar con una figura tan firme, los años en la escuela no fueron fáciles para Spalding, y no por falta de inteligencia. Esperanza poseía una capacidad intuitiva, extraordinaria, que no sólo era una bendición y una maldición al mismo tiempo, sino que hacía que chocara con los métodos más tradicionales de la enseñanza. Además, se vio obligada a permanecer un largo período en casa a causa de una enfermedad, de ahí que recibiera clases particulares durante buena parte de los años de escuela elemental.

Con todo, lo que realmente llenó la vida de Spalding desde aquellos primeros años fue la música. Con 4 años, después de ver al violoncelista clásico Yo-Yo Ma tocar en un episodio de Mister Rogers’ Neighbourhood, a Spalding se le abrieron los ojos. “Ahí me di cuenta que quería hacer algo que tuviera que ver con la música”, confiesa. “Gracias a aquello empecé a ver la música como una aventura creativa.”

En un año, había aprendido por su cuenta a tocar el violín lo suficiente como para ganarse un puesto en la Sociedad de Música de Cámara de Oregón, una orquesta comunitaria abierta a músicos de todas las edades, con la que estuvo una década. Durante esos diez años tocó con el grupo y cuando tenía 15 años, ya ocupaba el puesto de concertino.

Por aquel entonces, ya había descubierto el contrabajo, y todos los caminos que, lejos del universo clásico, le abría aquel instrumento. De repente, tocar música clásica en una orquesta comunitaria dejó de colmar las expectativas de la joven adolescente. Poco después estaba tocando blues, funk, hip-hop y mil y un estilos distintos en el circuito local de clubes. Su primer grupo, Noise for Pretend, le abrió nuevos caminos y con él se presentaron las primeras oportunidades para cantar y componer música.

También estuvo bajo la influencia de grandes músicos de la comunidad de Portland, incluyendo Greg McKelvey, Ronnie Harrison, Geoff Lee, Warren Rand, Stan Bock, Ronnie Steen, Janice Scroggins, Dr. Thara Memory y otros muchos profesores dentro de la Cultural Recreation Band, y Brown’s Jazz Camp.

Con 15 años, Spalding dejó definitivamente el instituto. Provista del diploma acreditativo de su paso por la escuela secundaria y gracias a una generosa beca, se matriculó en un programa musical de la Universidad Estatal de Portland. “Era la contrabajista más joven de aquel curso”, afirma. “Tenía 16 años, y hacía un año y medio que tocaba el contrabajo. La mayoría de los chicos del programa llevaban al menos ocho años de estudios a sus espaldas, y yo había estado en orquestas e intentando tocar las suites para violonchelo de Bach. Mis interpretaciones no eran sensacionales, pero al menos servían para que los profesores dijeran: “Bueno, tiene talento””.

Esperanza Spalding – Move Many (joints)

 

El Berklee College of Music fue el lugar dónde encajaron todas las piezas y dónde empezaron a abrírsele las puertas. Después de trasladarse a la costa este y, tras tres frenéticos años de estudios, no sólo consiguió graduarse sino que en 2005, con tan solo 20 años, fue contratada como profesora, convirtiéndose así en una de las docentes más jóvenes de la facultad en toda la historia del centro. Ese año también fue galardonada con la prestigiosa beca de la Boston Jazz Society por su extraordinario talento.

Además de estudiar y enseñar en Berklee, Esperanza tuvo la oportunidad de actuar con algunos de los iconos del jazz, como el pianista Michel Camilo, la cantante Patti Austin, el guitarrista Adam Rogers, y los saxofonistas Donald Harrison y Joe Lovano. “Trabajar con Joe fue sensacional”, recuerda, “porque es una persona muy generosa. Yo no estaba del todo convencida de que estuviera preparada para tocar con él, pero él tenía una fe en mí absoluta. Fue una experiencia maravillosa y de la que aprendí muchas cosas”.

La carrera de Spalding ha pasado por distintas etapas, que han estado bien documentadas a lo largo de su carrera musical. Su viaje como artista en solitario empezó en 2006 con el lanzamiento de Junjo, con el sello español Ayva Music, donde participaron el pianista Aruán Ortiz y el percusionista Francisco Mela. Presentó sus distintas caras musicales en Esperanza, su debut internacional en 2008 para Heads Up, una división de Concord Music Group, un disco que escaló hasta los primeros puestos de la lista de “Jazz Contemporáneo” de Billboard, y acabaría convirtiéndose en el más vendido de una artista de jazz novel en 2008 a escala internacional. Siguieron numerosos premios e invitaciones, incluida una invitación del presidente Barack Obama para actuar en la Casa Blanca y también en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz, a parte de aparecer en Late show with David Letterman dónde se encontró con Letterman y el líder
musical Paul Shaffer, quién se refirió a ella como la artista más “cool” en los 30 años de historia del programa.

“El objetivo de Esperanza fue mostrar las muchas caras de mi personalidad musical,” explica Esperanza; “pero también imaginé que los siguientes álbumes serían construidos alrededor de una idea más concreta.” Lo que siguió, Chamber Music Society en 2010, y su reciente álbum Radio Music Society, deja claro que sus primeros triunfos sólo habían hecho que empezar.
“Al principio pensé en estos dos álbumes como un disco doble, con íntimas, sutiles exploraciones de música de cámara en uno y músicos del jazz explorando melodías, ritmos y canciones asociadas a lo que categorizamos como canciones ‘pop’. Estas son las dos maneras de ver la música que realmente me interesan.”

Volviendo a su inacabable libro musical de esbozos, “mirando todas mis notas y organizándolas en algo coherente”, Spalding empezó con Chamber Music Society , lanzado en 2010 donde fue acompañada por antiguos amigos, Leo Genovese (teclado) y Terri Lyne Carrington (batería), además del percusionista Quintino Cinalli, cantantes (incluyendo el legendario Milton Nascimento) y un trío de cuerdas con arreglos de Gil Goldstein y Spalding). El álbum fue otro instantáneo éxito en las listas y ganó varios premios entre ellos nada más y nada menos que el premio GRAMMY a Mejor Artista Revelación.

 

El lanzamiento de Esperanza, Radio Music Society, amplía el reparto para incluir, entre muchos otros, leyendas del jazz como Lovano, Jack DeJohnette y Billy Hart, el gigante del hip-hop Q-Tip, Algebra Blesset, Lalah Hathaway, Gretchen Parlato y Lionel Loueke, entre un despliegue de grandes vocalistas; y los mentores de Portland Scroggins y Memory, así como la sección de vientos de Memory’s American Music Program. “He tenido el honor y la bendición de trabajar con figuras tan grandes del jazz durante estos años”, Esperanza explica, “A medida que los he ido conociendo a ellos y a su música, ha ido creciendo mi amor hacía ellos como familia y amigos. Me gustaría tener la oportunidad de poder llegar a interpretar algunas canciones todos juntos, y que pudiéramos llegar a un público más amplio. Todos mis héroes personales que son venerados en el mundo del jazz – como Joe Lovano y Terri Lyne Carrington – deberían ser escuchados por el máximo número de gente posible, porque lo que ellos expresan a través de su música es tan bonitos, sinceros y reconfortantes. Creo que literalmente aportarían mucha felicidad en las personas que los escuchasen.”

Radio Music Society es otro capítulo sin precedentes en la historia de Esperanza Spalding, construido sobre sus anteriores éxitos y alcanzando nuevas metas que seguro superará en un fúturo. “Lo único que ha cambiado desde que gané el Grammy es que la gente continua preguntándome en que ha cambiado mi vida”, dice ella.

Esperanza continua llevando su mensaje por todo el mundo. Además de haber realizado alrededor de 110 conciertos presentando Chamber Music Society, también tuvo tiempo para girar con Joe Lovano’s US 5, tocar en Rock In Río con Milton Nascimento, así como también participar en la gira de Prince “Welcome 2 America” y reunirse con Wayne Shorter para celebrar el 70º aniversario de Herbie Hancock en el Hollywood Bowl de Los Ángeles. Tal y como dijo Jeff Baker del The Oregonian que una vez alabó su electrizante talento “esto es arte, desarrollado al más alto nivel por alguien que tiene una visión, talento y determinación para hacerlo real”.

 

Esperanza Spalding: Live at BRIC | NPR MUSIC FRONT ROW

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a los boletines WWM.Rocks

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tendencias WWM.Rocks

Keith Richards & The X-pensive Winos – Live at The Hollywod Palladium

Música

Away (2019) sublime animación de Gints Zilbalodis

Cine

Elton John edita “Jewel Box”, una caja con rarezas y canciones inéditas

Música

Joe Crepuesculo presenta ‘SuperCrespus II’, una continuación en clave pop-rock de su primer disco doce años después

Música

Connect
Suscríbete a los boletines WWM.Rocks