Connect with us

Música

Pat Metheny brinda generosidad, al borde de los 80 minutos en “From This Place”

Pat Metheny, vivacidad eterna en la escritura de una música con la que siempre entran ganas de entornar los ojos y refrendar que este mundo vale la pena

Patrick Brucce Metheny, verdadero nombre del guitarrista y compositor, Pat Metheny, fue considerado desde su infancia un niño prodigio. Su hermano, el trompetista, Mike Metheny, lo inició en el jazz y a los 12 años agarró por primera vez una guitarra. Después de desarrollar su técnica a una velocidad asombrosa, estudiando a clásicos maestros del jazz como los guitarristas, Wes Montgomery y Charlie Christian, ganó a los quince años, una beca para jóvenes músicos con talento donada por la revista “Downbeat” y luego ingresó, también becado, a la Universidad de Miami.  Poco después, con 19 años de edad, ya estaba dando clases de guitarra en la prestigiosa academia de “Berklee School of Music” de Boston, y entre sus alumnos, estaban Al Di Meola y Mike Stern.

En la Universidad de Miami, Pat Metheny, conoció al que luego sería el legendario bajista, Jaco Pastorius. En 1975, Metheny, Pastorius y el baterista Bob Moses grabaron, el primer álbum liderado por Pat Metheny,  “Bright Size Life”, para el sello ECM. Pero fue cuando el vibrafonista Gary Burton, a quien había conocido en Berklee, le propuso unirse a su banda cuando Pat Metheny empezó a ganar cierto reconocimiento entre sus colegas y el público especializado.

Dos años después, con la llegada del tecladista Lyle Mays, empezó a germinar la idea de formar un grupo, que se completó con la incorporación del bajista, Mark Egan y el baterista, Dan Gottlieb. El “Pat Metheny Group”, su formación actual, se hizo rápidamente muy popular – excepto para los puristas del jazz- por su compleja y atractiva fusión de jazz y folk. En 1984, después de grabar desde obras maestras como Rejoicing hasta registros reiterativos como First Circle, Pat Metheny dejó el sello ECM y pasó a grabar para EMI primero y para “Geffen” después, una firma más orientada al pop y al rock. En los primeros años de la década de los ochenta, la imagen musical de Pat Metheny estaba ya formada y consolidada.

Metheny tiene en su haber el hecho de haber tocado con grandes figuras del jazz como Sonny Rollins, Ornette Coleman, o Jack DeJohnette. También ha ganado numerosos premios Grammy y es considerado uno de los grandes guitarristas del jazz contemporáneo. Entre su numerosa y prolífica discografía, destacan: “Travels” (1982); “First Circle” (1984); “Song X” (con Ornette Coleman, 1985); “Still Life” (Talking) (1987); “Question and Anvers” (1989) y “We Live Here” (1995).

 

 

Para empezar, algunas constataciones que cuesta creer. La primera, que Pat Metheny alcanzó el pasado verano los 65 años, teórica edad de jubilación que resulta particularmente chocante en un hombre de sonrisa perenne, irrenunciables camisetas de marinero y, sobre todo, vivacidad eterna en la escritura de una música con la que siempre entran ganas de entornar los ojos y refrendar que este mundo, aun cuando nos muela a mazazos, merece la pena. La segunda, que este From this place pone fin al mayor lapso sin repertorio nuevo registrado en estudio, puesto que Kin, manufacturado bajo la etiqueta del Pat Metheny Unity Group, se remontaba ya (tempus fugit) a 2014.

Con esta última circunstancia habremos de ser particularmente condescendientes, dado que el guitarrista de Lee’s Summit acredita una producción muy prolífica desde la primera vez que tuvimos noticias de él (Bright size life, una obra de arte que se remonta, lo creamos o no, a 1976) y su índice de aciertos ha sido llamativo y envidiable. Pero quizá esta demora influya, y hasta puede que de manera no necesariamente intencionada, en la condición de From this place como un trabajo ambiciosísimo, el refrendo clamoroso de lo que todos sabemos desde varias décadas atrás: Metheny es uno de los nombres más admirables del jazz contemporáneo, avala un estilo tan singular que le hace reconocible desde el primer pellizco en las cuerdas de su arsenal guitarrístico y, sin renunciar a sus señas estilísticas, nunca se conforma con entregar un material que pudiera definirse como “un disco más de Pat Metheny”.

Este no lo es, desde luego. Más allá de su generosidad, al borde de los 80 minutos, aúna todos los hallazgos de su formato más consolidado de los últimos tiempos, el cuarteto, con la ambición y el fascinante atractivo panorámico de la música orquestal. E integra esa vocación jazzística primigenia con la mirada amplia de quien, sin abrumar ni exhibirse, siempre ha sabido integrar en su obra los más dispares lenguajes. La intrincada melodía inaugural de America undefined, título bien atractivo para una especie de poema épico de 13 minutos, es probablemente lo mejor que ha grabado Metheny en lustros. Pero Wide and far también encierra ese afán exploratorio, la capacidad de perderse y encontrarse por los vericuetos de una escritura siempre laberíntica pero asombrosamente estructurada, y con el ejemplo de Wes Montgomery siempre en mente. Hay hueco para la balada (You are), aunque, como tantas veces en Pat, derive en tempestad y apoteosis. Y, desde luego, hay espacio para la tragedia de la América de Trump (ese lugar, fíjense en la portada, en el ojo del huracán): el tema que da título al trabajo está escrito el día después de la elección presidencial y resume cómo algunas cosas de este mundo solo se pueden rebatir desde el dolor y la belleza.

Pat Metheny – Same River (Official Audio)

 

 

Suscríbete a los boletines WWM.Rocks

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tendencias WWM.Rocks

Keith Richards & The X-pensive Winos – Live at The Hollywod Palladium

Música

Away (2019) sublime animación de Gints Zilbalodis

Cine

Elton John edita “Jewel Box”, una caja con rarezas y canciones inéditas

Música

AC/DC saca disco, “Power Up”, el decimonoveno de su incombustible y longeva carrera

Música

Connect
Suscríbete a los boletines WWM.Rocks