Connect with us

Música

Sufjan Stevens y Lowell Brams, “Aporia” un trabajo que queda en familia

Como culminación de una colaboración más grande que la vida, Sufjan Stevens lanza un álbum firmado a medias con su padrastro, Lowell Brams, cofundador de Asthmatic Kitty

 

Como culminación de una colaboración más grande que la vida, Sufjan Stevens lanza un álbum firmado a medias con su padrastro, Lowell Brams, cofundador de Asthmatic Kitty y el hombre que primero alimentó su pasión por la música. “Aporia” es un disco de jam sessions ambient y new age en la línea de Enya, Boards Of Canada y Vangelis. Stevens dijo de él: “Ya sabes cómo es la improvisación. El 90% es absolutamente terrible, pero, si tienes la suficiente suerte, el 10% es magia. Traté de sacar todos esos pequeños momentos mágicos”.

Sin llegar a esas cotas de genialidad a las que nos tiene acostumbrados (porque un disco esencialmente instrumental con una veintena de canciones de dos minutos a cargo de uno de los mejores cantautores contemporáneos es un trabajo menor por definición) sí hay algunas pepitas de oro. “Misology” oposita para aparecer en la próxima película de Ari Aster; “Agathon” es el himno místico que Boards Of Canada, desde su exilio, se resisten a entregar; “Afterworld Alliance” es una maravilla electrónica para los que creen que “The Age Of Adz” (2010) es su mejor trabajo, y la épica extraterrestre de “The Runaround” se corona con dos versos cantados por Sufjan que son puro bálsamo.

A menudo, parece más la banda sonora imaginada de una película sci-fi de los setenta recuperada de la colección de vinilos de su casa de verano en Oregón que la continuación lógica de esa obra maestra de folk desnudo que fue “Carrie & Lowell” (2015). Pero, sobre todo, es un disco más importante para su autor que para sus fans, una especie de cierre de una etapa dolorosa que merecía publicar.

 

No es la primera vez que el bueno de Sufjan Stevens colabora de una u otra manera con su padrastro Lowell Brams, con quien además comparte sello en propiedad. Incluso fue una foto del propio Brams junto a la madre del autor de ‘Illinois’ (Asthmatic Kitty, 05) la que hizo las veces de portada de aquél imprescindible ‘Carrie & Lowell’ (Asthmatic Kitty, 15) que vio la luz hace justo cinco años y que, a día de hoy, sigue siendo el último disco de estudio al uso del norteamericano. Pero es ahora cuando llega la colaboración definitiva entre padre e hijo, con un álbum en firme conformado por un total de veintiún eslabones cortos que sólo en ocasiones muy puntales superan los tres minutos de duración. Así, Stevens y Brams vuelven a trabajar juntos en un disco de estas características tras aquel lejano “Music For Insomnia” publicado en 2009 y en el que les echó también una mano Bryce Dessner de The National.

Para afrontar la publicación resulta necesario relegar las premisas más habituales que hasta ahora han marcado la obra de Stevens, aquellas que derivan en indie-pop-folk emocionantísimo, elegante, en ocasiones orquestado y algo barroco, pero siempre cargado de una evidente sensibilidad. Cualidades todas ellas que conviene alejar para poder asumir así, sin juicios de valor preestablecidos ni prejuicios que lleven a equívoco, el hilo argumental de la presente entrega. ‘Aporia’ (Asthmatic Kitty, 20) es un trabajo instrumental, a medio camino entre lo ambiental y la new age, que encuentra en los sintetizadores y una meditada, pero sólida capa de electrónica, sus aliados definitivos a la hora de cohesionar las piezas del puzzle. Y resulta que dentro de esos parámetros por los que ahora se decantan Stevens y Brams (relativamente sorprendentes dado el currículum del firmante principal), el resultado no sólo se antoja cumplidor sino también ampliamente convincente. Un logro cementado sobre una serie de cortes idóneos para musicar una hipotética película de ciencia ficción, que remite con fuerza al nombre de John Carpenter. Sucede desde la inicial “Ousia” que da título al producto y esa continuación epopéyica que es “What It Takes” –una de las mejores del lote­– hasta “Captain Praxis” o “Eudaimonia” en su tramo final, pasando por otras composiciones del tipo de “The Unlimited”, el single “The Runaround”, “The Red Desert” o la bonita “Climb That Mountain”.

Si bien es cierto que, a lo largo de dos décadas de carrera, Sufjan Stevens ya había evidenciado su versatilidad creativa, en un primer momento cuesta asimilar el aspecto de los cuarenta minutos que copan este lanzamiento, debido a la (maravillosa) resaca sita en el imaginario colectivo cuando nos referimos a su autor principal. Y es que no deja de asombrar el giro radical que, junto a Lowell Brams, ha tomado el vocalista para enfocar, crear y sacar adelante con acierto este ‘Aporia’. Queda saber si el disco en cuestión quedará como curiosidad puntal o el proyecto tendrá continuación en el futuro… y en tal caso qué dirección seguirá. Veremos.

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a los boletines WWM.Rocks

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tendencias WWM.Rocks

Keith Richards & The X-pensive Winos – Live at The Hollywod Palladium

Música

Away (2019) sublime animación de Gints Zilbalodis

Cine

Elton John edita “Jewel Box”, una caja con rarezas y canciones inéditas

Música

Joe Crepuesculo presenta ‘SuperCrespus II’, una continuación en clave pop-rock de su primer disco doce años después

Música

Connect
Suscríbete a los boletines WWM.Rocks