Connect with us

Música

Melenas llegan desde Pamplona con sus “Días Raros”

Son días raros, efectivamente. Ya lo eran antes de la pandemia, cuando se puso título al nuevo disco de Melenas.

MELENAS son un grupo de Pamplona formado por Oihana (guitarra y voz), Leire (bajo), María (teclado) y Lauri (batería). Las componentes han formado parte de otras conocidas bandas de Pamplona como son Río Arga, Ginkas, Delmonos, Panty Pantera… Su música es una mezcla de pop, punk, garage y psicodelia, exquisitas canciones de garage pop adictas al reverb y las brillantes melodías, lisérgicos temas de certeras guitarras, sección rítmica potente y ácidos teclados que te envuelven con narcótica dulzura, brumosas composiciones de espíritu velvetiano que combinan magistralmente el garage pop más vibrante con la psicodelia más planeadora, luminosas píldoras pop de letras ensoñadoras, fantásticas instrumentaciones y emocionantes melodías, un primer single que promete un próximo álbum lleno de buenas composiciones y que estamos seguros gustará a todos los amantes del garage pop y la psicodelia.

Para conocer la historia sobre el nacimiento de Melenas como banda y sobre la amistad que une a Oihana, Lauri, Leire y María tenemos que viajar hasta el Nébula, un bar y sala de conciertos en Pamplona que se constituye como centro neurálgico musical de la ciudad. Estas cuatro chicas que lo daban todo en primera fila pasaron de simplemente ver el espectáculo a protagonizarlo: el Nébula les insufló las ganas de formar un grupo y, posteriormente, este mismo lugar fue el encargado de acoger la presentación en sociedad de este proyecto de pop-rock que nace desde la más completa naturalidad. Música para disfrutar, bailar y sentirse identificado con sus letras; en eso se basa el universo melenudo.

Así, en 2016 nace el grupo y empiezan a tomar forma las primeras ideas y melodías que acabaron dando color a “Melenas”, debut homónimo publicado entre Snap! Clap! Club, Elsa Recordings y Nébula Recordings. A lo largo de las diez canciones que componen este trabajo conformado por melodías de carácter indie-rock, garaje, teclados algo lisérgicos y esencia vintage uno cae rendido ante momentos tan pegadizos como “Cartel de Neón” o “Gira”, pero también se deja hipnotizar por los momentos más melancólicos y dolorosos como “Mentiras” o “Una Voz”. Todo el esfuerzo global deja patente la versatilidad del grupo, que se permite mezclar letras románticas con desarrollos instrumentales rockeros que no pierden un ápice de frescura.

Nos reunimos con las cuatro mujeres que forman Melenas en el backstage de la Sala Galileo Galilei de Madrid horas antes de su actuación en el Madrid Popfest para tener una charla amena y tranquila en la que nos detallan los entresijos de su mencionado álbum debut y también nos dan pinceladas sobre su evolución como grupo. Si bien ellas se muestran humildes y dicen que todo nace de la naturalidad, no podemos negar que esta banda se ha ido labrando un buen nombre durante estos meses en el panorama musical estatal: han teloneado a grupos como Los Punsetes, han encabezado sus propias fechas y participan en el mítico SXSW de Austin. Parece que su primer disco está reuniendo a un buen número de seguidores, pero, para los que no conocieran a Melenas hasta llegar a esta entrevista, queremos responder a una pregunta: ¿qué tienen estas chicas para encandilarnos con tanta facilidad?

Recuerdo que meses antes del lanzamiento de vuestro disco debut escuché algunas canciones en Radio 3 y me llamaron la atención. No recuerdo si estos temas salieron luego en el álbum.

Oihana: El tema es que grabamos el disco en dos partes. La primera parte en julio de 2016…

Lauri y Leire: En Navidades.

O: Eso. El caso es que en lo que se hicieron las mezclas y tal sacamos una canción que fue la que sonó en la radio. Ya teníamos unas cuantas más y decidimos grabar otra tanda. Y de esas quedaron las diez del disco.

Veo que estas canciones también llamaron lo suficiente la atención de Dani Cantó (Snap! Clap! Club), a la gente de Nébula Recordings y de Elsa Recordings como para que decidieran publicar su álbum. ¿Qué creen que tienen sus composiciones para que haya sucedido?

O: Yo creo que son melodías que tienen algo, se quedan ahí y se pegan. No sé.

María: Yo creo que este apoyo se debe a que no hemos forzado nada en ningún momento, todo ha sido muy natural. Alex, que lleva Elsa, y Pedro, de Nébula Recordings, nos conocían y quisieron apoyarnos.

Le: Pero les gusto mucho el disco.

M: A ver, eso también.

Le: Fíjate, Dani sin conocernos y habiendo escuchado sólo dos canciones estaba a tope.

M: Pero precisamente porque lo hemos hecho con naturalidad.

La: Y porque le gustan las canciones, no hay más.

O: También diría que está el factor de que la música que hacemos… No hay mucha o no suena tanto; es diferente.

La: Es pop y no lo hace mucha gente.

Destacaría que tiene ese rollo de pop de garage tan DIY que puede llamar la atención, pero también creo que un detalle distintivo es que van con guitarra y teclado en vez de con dos guitarras. ¿Cómo habría sido el resultado con dos guitarras?

O: La base está ahí y son las canciones. Lo hemos hecho así porque es lo que teníamos.

La: No hemos tomado decisiones en base a “Buah, necesitamos teclas”. Surgió de esa manera y lo importante, para mí, son las canciones. La forma de interpretarlas viene por cómo sabemos hacerlas.

O: Diría que parte de lo que tiene es que no lo hemos hecho mirando a nada en concreto ni queriendo sonar de una forma determinada, quizás eso le da el punto más diferente.

Quería preguntarles por la portada. Me llama la atención porque empecé a imaginarme una película en relación a lo que mostraba y el disco en sí…

O: Es una ilustración que encontró Lauri.

La: Eso es. Hace muchos años, en un revista que me gustaba. La ilustración es de Paula Estévez, se la enseñé al resto y nos gusto a todas. Viene de una historia de la revista. Quiero decir: no nace de nosotras queriendo una ilustración de una tipa con una daga.

Le: Sí que nos identificábamos, porque tiene los rasgos muy sutiles pero a la vez era algo fuerte. Impactaba.

O: Con intención, con unos colores que marcaban.

Le: Sí, ese rosa. Nos gustó el contraste.

O: Luego la tuve que adaptar para hacer la portada, contra… Eso lo hice yo, pero la ilustración es la que es.

Sobre lo que comentaban acerca de la sutileza de los rasgos con lo afilado del cuchillo… Esto me podría llevar a pensar en la vena más rockera del álbum, pero a nivel lírico hay dejes de melancolía. No sé si luego al ver el resultado global dijeron: “Wow, todo cuadra”.

La: Nos cuadró justo por eso.

O: Se hizo de una forma tan natural que al final nos llamó la atención que todo encajara.

Le: La carátula fue lo primero que hicimos y lo dejamos aparcado. Barajamos diferentes opciones, pero al final volvimos ahí porque cuadraba con las canciones y porque el diseño nos gustaba.

 

Por seguir hablando de las canciones, me interesan las letras. Si bien es cierto que hay momentos más fiesteros y desinhibidos como en “Sales”, en muchas otras ocasiones tenemos un canto al amor perdido y lejano en cierta manera. ¿Ha habido algo que haya marcado más, una intención?

O: Es que ya te digo, vamos todo tan así [chasquea los dedos] que no hay en el disco una intención o una globalidad. La letra de cada canción varía según el momento que estemos viviendo.

¿Nacen primero las letras o la música?

O: La música. Primero melodía y guitarra, luego el resto de instrumentos y, generalmente aunque no siempre, la letra al final.

¿Quién la compone?

O: Yo, aunque a veces recibo apoyo.

La: Sí, a veces le decimos “podrías poner esto aquí” y tal, pero lo hace ella en su mayor parte.

A nivel de composición, como son tan naturales, ¿nacen las canciones de una jam en la que participan las cuatro?

Todas: No, no.

O: Yo trabajo desde casa y estoy frente a la compu todo el rato. Cuando me aburro agarro la guitarra y empiezo a tocar [Risas]. Es mi diversión, mi manera de relajarme y estar a gusto.

A nivel musical es cierto que suenan frescas pero tienen un toque vintage, sobre todo en los momentos que el teclado tiene cierto granulado, como en “Tú Me Haces lo Mismo”, o en ritmos con contrapuntos que podrían recordar a La Movida, por ejemplo. Estamos de acuerdo que sale todo de forma natural, pero, ¿influencias?

Le: Escuchamos mucha música y eso se nota.

O: La música que escuchas al final queda implícita en la que haces, no estás inventando nada nuevo. La música está basada en unos acordes y estructuras determinadas.

La: Al final todas somos más o menos autodidactas y yo cuando empecé a tocar la batería me dejé mucho influenciar por lo que escuchaba en esa época: The Cramps, Beat Happening… Pero no consciente mente, sino porque son las cosas que escuchas y tienes en la cabeza.

O: Y de las cosas que nos gustan y que creemos que al final tienen algo que ver con Melenas ya lo hemos mencionado otras veces: están el “Peng!” de Stereolab, que a mí particularmente me encanta, grupos ingleses ochenteros…

La: The Modern Lovers también.

O: Y cosas actuales también, como The Goon Sax o Sonny & The Sunsets.

 

Melenas – Primer tiempo

 

Hicieron un sold out con su álbum y me gustaría un poco de reflexión al respecto: ¿por qué creen que un grupo novel como el de ustedes ha conseguido esto?

O: Creo que por un lado se debe a que tenemos tres sellos, y eso al final crea mayor difusión porque cada sello…

La: Sí, tienen su red de contactos en tres ciudades distintas.

Le: También eran muy pocas copias: 300.

O: Pero una cosa que nos ha sorprendido es que online se ha vendido bastante en el extranjero.

La: Muy sorprendente para nosotras.

Le: Australia, unos cuantos a Glasgow, Estados Unidos…

O: Imagino que parte de esto vendrá porque hemos sonado a nivel internacional. Hoy en día gracias a Internet no sé hasta dónde habrá llegado.

La: Aparecimos en una lista que nos hizo bastante ilusión, la de The Finest Kiss. Es un blog de Seattle y nos pusieron como lo mejor del indie y por cosas del mundo global nos escucha gente de por ahí.

O: Igual también es porque en el Nébula pasan muchos grupos de fuera y al final entablas amistad, te escuchan, te conocen y es una manera de difundir tu música.

Ha aparecido el Nébula y me da la sensación de que este bar es una referencia en Pamplona: se mueve mucha música por aquí, leí que ustedes nacieron ahí técnicamente…

La: Eso es, nos conocemos de eso.

¿Creen que sin el Nébula no habría nacido Melenas?

La: ¡Ja! Pues no lo sé.

Le: Yo creo que no.

O: Yo diría que no.

La: Es como ser súper determinista con eso.

Le: Pero siendo realistas…

M: Las ganas de tocar vienen de tantos conciertos en el Nébula y con tantos amigos…

O: Y yo a todos mis amigos musiqueros los he conocido a raíz de este sitio.

M: Conocía a Lauri de antes pero…

O: Yo a ustedes antes no las conocía.

Le: Sí, sí nos conocíamos, pero de hablar cuatro palabras sueltas. [Risas]

La: Acabamos de entender que el sitio tuvo un peso importante. [Risas]

¿Qué me pueden contar de este lugar?

O: Sabes cómo entras pero no cómo ni cuando vas a salir. [Risas].

M: ¿Ves el pequeño zulo en el que estamos ahora mismo? Pues más o menos igual. [Risas]

La: Pero es súper guay.

Le: Pasan muchos grupos que nos encantan y que igual hace unos años hubieras ido a verlos a Madrid y de repente tocan al lado de casa.

O: Y luego los grupos de Pamplona a raíz de tocar ahí pueden tocar en Barcelona y Madrid.

Le: La gente va a conciertos y se divierte. Además, si te bebes 50 tragos y echas unos bailes al final los grupos se contagian de tu alegría. [Risas]

La: Y siempre tienen ganas de repetir. Cuando vuelven de gira a España pueden tocar en salas grandes de Barcelona o Madrid pero quieren venir al Nébula.

Aparecieron en listas internacionales y, sumado a su origen y constitución, todo me hace pensar que llevan una trayectoria similar a las Hinds: cuatro chicas que nacen sin ninguna pretensión y llevan un ascenso importante en la escena musical.

La: Pero no es comparable, lo de ellas fue súper rápido y enseguida internacional. También porque cantan en inglés, y eso sigue ayudando en el mercado internacional. No es comparable ni de broma el boom de ellas con nosotras. Entiendo que las comparaciones vienen por lo que dices, un grupo de chicas con sonido más o menos garajero. Pero realmente no nos parecemos en nada, las canciones no se parecen en nada. Las estructuras que manejan Hinds… Las nuestras son mucho más clásicas, ellas no tienen eso. Personalmente soy súper fan y no me lo tomo mal, pero me da la sensación de que no tenemos mucho parecido.

He leído acerca de malas experiencias, ya no sólo de Hinds sino de otras mujeres, que viven en una escena musical puramente masculina. ¿Ustedes han tenido algún problema?

La: No, de momento no. Lo que está claro es que hay más grupos masculinos que femeninos, es una cuestión que igual viene por educación: a las mujeres no se nos motiva desde pequeñas a tocar un instrumento como a los hombres.

O: Empieza a cambiar, ¿no?

M: Empieza a haber más facilidades para mujeres, sí.

Existe últimamente mucha crítica debido a la falta de presencia femenina en los festivales, pero veo que en el Madrid Popfest no ocurre.

La: Justo, pero porque es gente que tiene esto en mente y porque en la música por la que apuestan hay muchos grupos femeninos.

¿Cómo se imaginan la evolución de su sonido o la segunda entrega?

Le: Estamos en ello.

La: Ya tenemos canciones nuevas. Suenan totalmente rollo Melenas. No hay grandes sorpresas.

O: No hay ninguna innovación.

Le: Seguimos llevando la misma línea.

Para acabar me gustaría que comentaran su disco en retrospectiva. ¿Cambiarían algo del álbum? ¿Le ven algún punto a mejorar?

La: A mí me gusta con sus imperfecciones.

Le: Sí, a mí me gusta tal cual. Nunca he pensado: “Qué pena esta canción, que podría haber salido de otra forma”. No.

La: Queremos a nuestro hijo tal y como nació, con sus defectos. [Risas]

 

Son días raros, efectivamente. Ya lo eran antes de la pandemia, cuando se puso título al nuevo disco de Melenas, pero más ahora, cuando el grupo navarro regresa tras aquel debut homónimo que les colocó en nuestra lista de mejores discos de 2017.

El grupo es el que era, y sólo hay en ellas la muesca del tiempo: en su caso, una mayor madurez instrumental que, gracias a Dios, no ha hecho mella alguna en sus principales atractivos. Siguen siendo lo más cercano que tenemos a unas Vivian Girls: gente que coge el post-punk, el shoegaze y el espíritu troglodita de K Records y los aglutina en canciones que lo mismo saben dulces que amargas.

Les sienta estupendo cuando se ponen a dar vueltas a las canciones sobre sí mismas (en ‘Primer Tiempo’ se nos aparece lo mejor de Moon Duo); dominan bien la psicodelia (por ahora, en segundo plano en sus canciones, como en ’29 grados’ pero será un camino que explorar); manejan como nadie la tensión, y de ahí nacen cancionacas como ‘Despertar’. ‘Los alemanes’ nos hace recordar el racaraca de ‘Fell In Love In a Graveyard’ y hay poco que amemos más aquí que el campanamuertismo y ensimismarnos, cerrar los ojos y mover la cabecita.

Lo mejor de ‘Días Raros’, más allá del estupendo nivel que el grupo mantiene, es que nos hace soñar con muchas más cosas. La culpa es de ellas, de su talento y de los muchos puntos de fuga que tienen sus canciones (‘3 segundos’, ‘Ciencia Ficción’; no hay nada que podamos descartar), y también de todo lo que rodea al disco: la estupenda producción, seca pero que no cercena nada, de Karlos Osinaga y las propias Melenas. O el arte, con fotos estupendas, entre el naturalismo avejentado y el realismo sucio, de Dani Cantó.

Fuzz, garage, golosinas pop, tristeza y subidones. Días raros nos da todo lo que estamos buscando. Reverbcore, ok. Ah, sí, y es el disco que tiene ‘El tiempo ha pasado’: bravísimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a los boletines WWM.Rocks

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tendencias WWM.Rocks

Keith Richards & The X-pensive Winos – Live at The Hollywod Palladium

Música

Away (2019) sublime animación de Gints Zilbalodis

Cine

Elton John edita “Jewel Box”, una caja con rarezas y canciones inéditas

Música

Joe Crepuesculo presenta ‘SuperCrespus II’, una continuación en clave pop-rock de su primer disco doce años después

Música

Connect
Suscríbete a los boletines WWM.Rocks